Cómo desatar nudos emocionales que producen dolor
El mundo emocional de una persona es muy complejo si tenemos en cuenta que no siempre encontramos las palabras adecuadas para expresar lo que nos ocurre a nivel interno. O incluso, sabiendo qué ocurre la persona también puede considerar que no quiere comunicar su malestar a nadie. Cada persona es libre de decidir con quién comparte su intimidad. Aunque el ser humano es un ser comunicante, siempre existe una parcela que es absolutamente privada, es decir, que solo corresponde a uno mismo. Los nudos emocionales pueden estar producidos por expectativas rotas en el amor, decepciones personales, heridas, ausencias… ¿Cómo desatar esos nudos cuya emoción se puede llegar a somatizar en forma de algún malestar físico?

Analiza la causa

A nivel emocional, siempre es muy importante buscar la causa de un asunto en concreto para poder reflexionar sobre un posible remedio, es decir, sobre un plan de acción que te ayude a superar, o al menos, a sobrellevar de la mejor forma posible lo que ha ocurrido. Existen muchas formas distintas de interpretar un mismo hecho, por esta razón, siempre es posible buscar un plan B.

Cómo desatar nudos emocionales que producen dolor

Expresar los pensamientos por escrito

Es muy importante expresar los pensamientos por escrito porque la escritura es terapéutica y propicia la introspección que surge del diálogo con uno mismo. Tener un diario o un cuaderno en el que poner por escrito tus reflexiones te aporta la tranquilidad que produce tomar cierta distancia respecto de aquellos pensamientos que te bloquean y que logras observar con más objetividad.

Existe un ejercicio de coaching que es útil en este tipo de situaciones. Imagina que la situación de dolor la vive una persona cercana a ti a quien quieres, aprecias y valoras. En ese caso, como amigo, dale tus consejos sobre cómo puede superar la situación.

También podrías escribir una carta a la persona con la que tienes el conflicto emocional pendiente de resolver para expresar todo lo que sientes. No envíes la carta, se trata solo de un ejercicio que te ayudará a sentirte mejor a ti.

Es más efectivo tratar un asunto personal cara a cara. Por tanto, puedes charlar con la otra persona directamente y decirle qué te ocurre, cómo te sientes y qué te bloquea.