Cómo descubrir tu vocación
La vocación es una forma de expresar la propia personalidad relacionada con el modo de vida que queremos llevar. Sin embargo, no siempre se descubre de manera sencilla. Te damos unos consejos par que encuentres tu camino vocacional.

Lo primero que debes saber que es que todos tenemos una vocación. La vocación se puede entender como la tendencia que siente una persona hacia la realización de determinadas actividades, pudiendo ser desde a una carrera universitaria, un oficio, un deporte profesional o incluso el montar un negocio propio. Es importante no quedarse atrapado en las profesiones tradicionales y ser creativo en el trabajo, siempre que igualmente permita ganar el suficiente dinero como para vivir con todas las necesidades bien cubiertas.

No te dejes llevar por las modas laborales, vivimos en una sociedad de consumo que empuja a que las elecciones profesionales giren en torno al dinero, al poder y al prestigio. Piensa que buena parte de tu vida la vas a dedicar a tu profesión, de modo que debes ser feliz con lo que haces o por lo menos intentarlo. No siempre es sencillo. Elige libremente donde quieres trabaja y aparta los mandatos familiares o sociales

Para descubrir tu vocación debes saber lo que verdaderamente te motiva o te interesa. Plantéatele lo que te gusta hacer, las cosas que te interesan y si realmente te va a llenar el trabajo que estás buscando. Esto es importante porque una vez te inicies en un sector es posible que en un futuro encuentres otras oportunidades de trabajo, pero la mayoría van a estar relacionadas con lo mismo.

Pregúntate cuáles son las situaciones que te permiten derrochar más energías y te generan mayores satisfacciones. Identifica los trabajos que te hacen sentir de manera especial. Algunas personas son felices construyendo, otras diseñando, creando, analizando, dirigiendo, produciendo, vendiendo, escribiendo, educando, preocuparse por los demás, etc.

Si eliges estudiar, procura acertar con la carrera universitaria. Imagínate dentro de 25 años. ¿En qué te ves trabajando? Un buen ejercicio consiste en que cierres los ojos y te imagines un posible futuro. Al final seguro que logras encontrar tu vocación, que terminará por llevarte hacia el camino de la felicidad que tanto te mereces.