Cómo desdramatizar los problemas
Cuando nos ponemos a dar vueltas y vueltas a la cabeza alrededor de un mismo asunto terminamos dominados por una bola gigante que ha tomado forma en nuestra mente. Eres tú quien tienes que tener el control sobre la situación y no dejarte dominar por ella. Cuando se produce esa situación, se pierde la perspectiva y la objetividad para pensar con calma y con tranquilidad. ¿Cómo quitar peso a los problemas?

Haz planes a corto plazo

Haz planes a corto plazo, aunque no te apetezca, porque cuando te centras en una ocupación inmediata prestas menos atención a ese tema que te angustia. En una situación así, es mejor hacer planes en compañía que en solitario. Sin embargo, existen planes individuales que también te ayudan a desdramatizar. Puedes ir al cine para ver una comedia. La risa es la mejor medicina.

Cómo desdramatizar los problemas

Cambia tu perspectiva

Imagina que tienes miopía y utilizas gafas para ver todos los detalles de una ciudad en la que estás haciendo turismo. En nuestro día a día, todos llevamos gafas emocionales para contemplar la realidad. El problema surge cuando utilizas una lupa de doble aumento para analizar un problema.

De vez en cuando, conviene evitar las gafas para ver peor, incluso, puede ser útil cerrar los ojos durante un tiempo a lo largo del día para descansar. No por pensar veinticuatro horas en un mismo asunto vas a lograr solucionarlo antes.

Problemas imaginarios

Existen personas que sufren de verdad por problemas que en realidad están causados por creencias irracionales. Por ejemplo, existen personas que sufren de verdad porque creen que es imposible ser feliz sin tener a alguien al lado. En ese caso, conviene revisar las creencias limitantes para poder avanzar ya que es ahí donde reside el problema.

La vida sigue

A pesar de todos los problemas reales e imaginarios de la vida cotidiana, el telón del teatro no se baja porque la función no ha acabado. Recuerda que el mundo no se hunde por un desamor y que el tiempo pone las cosas en su lugar.