Cómo desenredar los nudos emocionales
Los nudos emocionales remiten a esos conflictos internos que no se resuelven y que se convierten en una bola por no afrontar los problemas a tiempo y por no hablar para aclarar las cosas. Los nudos emocionales se enredan más y más cuando una persona da vueltas y vueltas alrededor de un mismo tema sin salir de sí misma. Para desenredar estos nudos hay que tener paciencia.

Cómo lograrlo

En primer lugar, la escritura es una herramienta muy útil para poder invertir tiempo y luz en el mundo interior. La disciplina de la escritura diaria puede ser muy sana en una etapa en la que tienes mucha necesidad de sacar fuera cosas que llevas dentro y de las que te quieres liberar porque se han convertido en una carga o un muro que no te deja avanzar.

La palabra es la principal herramienta para desenredar esos nudos internos. Por ello, puedes dar el paso de afrontar conversaciones que tienes pendientes de resolver con otra persona. La decisión de posponer una situación que te incomoda no es nada adecuada. Para desenredar los nudos emocionales también es básico desdramatizar los problemas, relativizar los conflictos y poner el foco de atención en el lado positivo de la balanza.

Cómo desenredar los nudos emocionales

Cómo simplificar el mundo emocional

No pierdas ni un segundo de tu tiempo pensando en el qué dirán y vive tu camino. Tampoco dejes que la envidia te robe energía. Ten expectativas coherentes con la realidad que ahora mismo te toca vivir.

Para relativizar ciertas situaciones ajenas que te han dolido piensa que todas las personas tienen carencias y limitaciones. Sin embargo, si aprecias a una persona, le quieres y consideras que esa persona también te valora a ti, entonces, piensa que actuó lo mejor que supo en ese momento.