Cómo detectar el maltrato psicológico
Cuando escuchamos la palabra maltrato, normalmente nos viene a la cabeza el maltrato físico, causado por golpes y agresiones del maltratador hacia su víctima. Sin embargo, este tipo de maltrato no suele aparecer aislado, sino que lo hace acompañado de otro tipo de maltrato que aunque no deja secuelas físicas, es mucho más destructivo, porque destroza psicológicamente a la persona que lo sufre.

Detectar el maltrato psicológico es muy complicado, sobre todo porque al principio la víctima no suele detectarlo, a través de un proceso que destruye la autoestima y aumenta a falta de seguridad en sí misma, una de las principales causas por las que las personas maltratadas no son capaces de hacer frente o de abandonar a sus maltratadores.

Los comportamientos que suelen conformar el maltrato psicológico son muy variados y suelen comenzar con comentarios o actos a los que la víctima no da importancia. Sin embargo son esos hechos los que nos pueden dar la pauta para darnos cuenta de que estamos conviviendo con un maltratador. Entre otros podemos encontrar los siguientes:

– Comentarios despectivos hacia la persona, cuando están solos o con más gente, haciendo notar la presunta ignorancia o poca inteligencia de la víctima.

– Chantaje emocional: “Haces esto porque no me quieres”.

– Limitar su contacto con amigos o familiares.

– Insultos, gritos, golpes a las puertas o a los muebles para intimidar a la víctima, transmitiéndole un mensaje subliminal sobre las consecuencias de su comportamiento. Después encontrará el modo de hacer sentir a la víctima que es la culpable de que él o ella “se ponga así”.

Todo esto suele desembocar en que la víctima va perdiendo su autoestima, a lo que se suma que suele haberse quedado aislada de sus amigos y familiares, por lo que le resulta muy difícil conseguir el apoyo necesario para salir de esta situación, al tiempo que se siente culpable por no poder salir de ella.