Cómo detectar el Síndrome de Asperger en un niño
Aunque el Síndrome o Trastorno de Asperger está relacionado con los trastornos autistas, presenta unas diferencias con estos, que hacen que resulte más complicado detectarlo en los niños, ya que aquellos que padecen Síndrome de Asperger no presentan problemas en el lenguaje. Muy al contrario, suelen tenerlo muy desarrollado y también presentan un coeficiente intelectual normal, incluso superior a la media.

Por ello, será necesario atender a otros signos de la enfermedad si queremos saber si nuestro hijo sufre Síndrome de Asperger:

En la interacción con otros niños, es habitual que tenga dificultades para mantener la interacción con otros niños una vez la ha comenzado, abandonando, por ejemplo, el lugar donde ambos están jugando. Suelen ser también torpes en la interacción, evitando el contacto visual e interactuando con los demás niños sólo cuando el tema es de su interés.

No suelen presentar lenguaje no verbal, no son expresivos ni hacen gestos mientras hablan con otros niños.

Cuando hablan, utilizan un tono monótono, sin apenas realizar cambios y variaciones en la voz, hacer inflexiones, entonar a la hora de cuestionar, etc. Este es uno de los signos a los que más atención debes prestar, ya que se suele ser uno de los mayores indicativos.

No pueden realizar juego imaginativo con los otros niños, es decir, no puede crear una ficción, como hacen los niños habitualmente. También es usual que tomen de forma literal el sarcasmo, las
metáforas o el humor que se utiliza en la conversación.

Debes también observar si le cuesta adaptarse a los cambios y se obsesiona con un área de interés den particular, concentrándose en ella de forma excesiva.

Observa también si realiza movimientos repetitivos, ya sea con las manos, con los dedos o con todo el cuerpo, ya que los niños con síndrome de Asperger suelen tener dificultades en algunas habilidades motoras.