Cómo detectar el trastorno por déficit de atención en el niño
Es habitual escuchar a muchos padres decir que su hijo no atiende, que es muy nervioso y que pocas veces escucha cuando se le explica algo.

Cuando esto ocurre, es necesario que los padres presten atención a una serie de signos que les puedan indicar que su hijo padece un Trastorno por Déficit de Atención (TDA), especialmente si el niño tiene más de cuatro años, que es cuando, según los especialistas, se puede hablar propiamente de la existencia de dicho trastorno.

Los síntomas que nos pueden indicar que el niño lo padece son los siguientes:

– Habitualmente no termina aquello que empieza y no es capaz de organizar sus actividades.

– Se distrae con facilidad y no parece prestar atención cuando se le habla.

– A veces, existen problemas de hiperactividad o impulsividad, en cuyo caso estaríamos en presencia del Trastorno por Déficit de Atención con Hiperactividad (TDAH). En este caso, además de los problemas de atención aparecerían otros como hipermotilidad (no dejar de moverse), trastornos del sueño, irritabilidad, etc.

– Le resulta muy difícil esperar los turnos y acatar las reglas de los juegos o actividades.

– Pierden cosas con mucha frecuencia, como material escolar o juguetes.

– Evitan actividades es las que es necesario concentrarse y prestar atención durante mucho tiempo, porque no se sienten capaces de llevarlas a cabo.

Si aparecen estos síntomas, es necesario acudir con el niño a un especialista para que indique si, efectivamente, existe este trastorno y el mejor tratamiento para estimular la atención del niño.

En casa, sus padres pueden contribuir a mejorar dicha atención, realizando con ellos actividades o juegos que mantengan su atención (la duración de los mismos dependerá de la edad del niño), ayudándoles a organizar sus actividades, a que terminen sus tareas, etc.