Cómo detectar la dislexia en el niño
La dislexia es uno de los problemas del aprendizaje que más pueden influir en el rendimiento escolar negativo del niño. Supone una dificultad para aprender a leer, lo cual también implica la dificultad para aprender a escribir, lo cual supone que para el niño resulta más complicado que para sus compañeros comprender textos escritos y expresarse correctamente en los exámenes y pruebas realizados en la escuela.

Para evitar que la dislexia influya en su resultado escolar, es importante detectar precozmente este trastorno para que un especialista realice un diagnóstico y determine las pautas para facilitar el aprendizaje del niño. Para ello, deberemos estar atentos a los signos que nos pueden indicar que el niño sufre dislexia:

Hasta los cinco años, se da un desarrollo lento del habla y del vocabulario. El niño suele tener problemas para pronunciar palabras sencillas, seguir instrucciones o puede mostrar dificultades de coordinación y de equilibrio, que se demuestra en torpeza al correr o al saltar. También pueden presentar dificultades al resolver rompecabezas y suele existir un desarrollo débil de la condición motora.

A partir de los cinco años, ya en la etapa escolar, los niños suelen confundir el orden de las palabras y las sílabas, tienen problemas al pronunciarlas, presentan dificultades para leer y escribir, así como problemas a la hora de copiar desde libros a pizarras. También suelen tener mala letra y dificultad para interpretar instrucciones escritas o escuchadas.

También suelen aparecer probelmas relacionados con el equilibrio y la orientacion, lo que hace que les cueste ubicarse y orientarse en el espacio y suelen ser torpes al moverse, saltar, correr, etc. También les resulta complicado disitinguir la derecha y la izquierda, organizarse, así como encontrar un lugar en un mapa o en un listín telefónico.