Cómo detectar la violencia psicológica
Hoy se celebra Mundial de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer y en esta fecha conviene recordar que existen distintos tipos de violencia, como por ejemplo, la violencia psicológica ante la que puede ser más difícil desenmascarar al maltratador porque la víctima se autoengaña, tiene miedo de ver la realidad, confía en la bondad de su pareja y piensa que, con el tiempo, cambiará. Las palabras son como golpes invisibles que destrozan la autoestima y el amor propio de la víctima. Existen algunos signos que pueden ayudar a desenmascarar a tiempo al maltratador.

Aísla a la víctima de todo su entorno

Un maltratador en cualquiera de sus formas es aquel que aleja a la víctima de todo su entorno de amigos y de familia. Este modo de proceder tiene una explicación clara. Es mucho más fácil manipular a una víctima que está sola y sin el respaldo de aquellos que pueden darse cuenta a tiempo de lo que está pasando y alertar a la víctima.

En cambio, el maltratador suele realizar comentarios negativos sobre los amigos y la familia de la víctima, muestra su desagrado cuando ésta queda con ellos… Entonces, la víctima se distancia y va guardando su malestar en secreto.

Formas de violencia verbal

Existen diferentes formas de violencia realizadas a través de la palabra, por ejemplo, las amenazas. Cuando una persona condiciona a otra sin respeto a su libertad y ejerciendo presión y control, existe violencia. Los insultos son violencia tanto cuando se producen en público como en privado. La utilización de una persona también es una forma de violencia.

Cómo detectar la violencia psicológica

Situaciones de alerta

Cuando pierdes gran cantidad de energía física y mental dando vueltas a situaciones de dolor que se producen en tu relación de pareja sin ningún tipo de lógica y buscas la causa de forma obsesiva, entonces, hay algo que no va bien.

Cuando te das cuenta que has hecho algo que va en contra de tus principios, entonces, valora la posibilidad de haber sido víctima de manipulación.

Cuando te das cuenta de que cada vez estás más encerrado en una relación que te agota y que te aleja de cosas buenas, como por ejemplo, el cariño de tus amigos y tu propio bienestar mental.