Cómo elegir un psicoterapeuta
Nos encontramos mal, tristes, deprimidos y nos damos cuenta de que algo no marcha y de que, por alguna razón, no somos capaces nosotros solos de salir de ese estado. Lo mismo ocurre cuando padecemos alguna fobia, conducta compulsiva u obsesión. Sabemos que para solucionarlo necesitamos la ayuda de un especialista, pero una vez que aceptamos este hecho, no sabemos por dónde empezar. Nos asusta la idea de elegir un tratamiento que agrave nuestra dolencia en lugar de curarla o de acudir a un profesional que no esté debidamente cualificado. Por ello, a la hora de elegir un psicoterapeuta es necesario seguir algunas pautas.

Una de las formas por las que podemos elegirlo es acudiendo a nuestro médico de cabecera, quien puede valorar si realmente necesitamos una terapia y, en su caso, recomendarnos un profesional que él conozca.

Esto no significa que ya debamos realizar la terapia con él, ya que en la relación con un psicoterapeuta, ya sea psicólogo o psiquiatra, es esencial que el paciente se sienta a gusto con el terapeuta para que la terapia dé todos los frutos deseados.

Si no deseamos acudir a nuestro médico de cabecera, podemos preguntar a alguien de confianza que sepamos que ha estado siguiendo un tratamiento para que nos recomiende un psicoterapeuta. Y, finalmente, podemos elegir, si tenemos una mutualidad o un seguro de salud, a uno de los especialistas en psicología o psiquiatría que trabajen con la sociedad a la que pertenecemos.

Será en la primera visita cuando tengamos nuestro primer contacto con él, y donde nos haremos una idea aproximada de cuál será la terapia que vamos a llevar a cabo, qué podemos esperar de ella, cuánto durará y cuál será su precio.

Si tenemos que elegir entre psicólogo o psiquiatra, deberemos tener en cuenta que, en caso de necesitar medicación deberemos acudir siempre al segundo, ya que los primeros no pueden recetar medicación a los pacientes.