Cómo encarar los lunes de forma positiva
Reconozcámoslo: a nadie prácticamente le gustan los lunes. Después de tener todo el fin de semana para nosotros, dedicándonos a hacer aquello que nos gusta cuando nos apetece, la idea de volver a la rutina del lunes por la mañana resulta, cuando menos, odiosa.

Habitualmente, a los pocos minutos de haber iniciado el lunes, ya hemos entrado en la rutina habitual y casi nos hemos olvidado del día que es, pero en ocasiones la llegada del lunes conlleva un sentimiento rayano en la depresión que suele empezar el domingo por la tarde. Si éste es tu caso, estas son algunas pautas para poder encarar el lunes y la semana de forma positiva:

Aliviar la presión

En la mayoría de los casos, tanto si nos gusta nuestro trabajo como si no, y especialmente en este caso, el sentimiento de rechazo hacia los lunes nace de la sensación de agobio y estrés que nos produce todo el trabajo que nos espera desde el viernes. Para evitar esto, es aconsejable comenzar la mañana con actividades que requieran menos esfuerzo e irnos metiendo en todo el trabajo que tenemos por delante.

Otro truco es, el viernes, antes de salir del trabajo, dejar el escritorio lo más colocado posible. De ese modo, el agobino no te invadirá nada más entrar por la puerta. Si puedes, aplaza las reuniones para la tarde o a partir del martes.

Haz planes

Cómo encarar los lunes de forma positiva
Planear algo divertido, que reamente te apetezca hacer después del trabajo es otra forma de imprimirle positivismo al lunes. Quedar con los amigos, ir de tiendas o darte un relajante paseo con tu mascota puede ayudarte a ver con optimismo la mañana del lunes sabiendo que después te espera la recompensa.

Tiempo para ti

El lunes por la mañana dedícate un poco de tiempo. Escucha unos minutos de tu música favorita, lee unas páginas del libro que te gusta o simplemente disfruta tranquilamente de tu café. La sensación de relajación y el disfrutar de una actividad cambiarán tu humor.