Cómo encontrar la solución de un problema
Los seres humanos tenemos una tendencia habitual a adelantarnos a los acontecimientos, sin embargo, el ochenta por ciento de las preocupaciones que remiten al futuro son hipótesis que nunca llegan a hacerse realidad. Un dato que debe reafirmarnos en el valor de conectar con el ahora. En la vida podemos adoptar el hábito de preocuparnos antes de tiempo por cosas que no han llegado o también, podemos optar por la actitud inteligente de buscar las soluciones a los problemas y centrar la energía en esa dirección.

Cómo encontrar una buena solución

No existe una única solución ante un problema. Con frecuencia, podemos encontrar alternativas ante una opción. Para elegir aquella solución que para ti sea la mejor, tienes que hacer balance de las ventajas e inconvenientes de cada una. Elige aquella opción que a ti te haga sentir más cómodo y una vez que hayas tomado un camino síguelo y sé coherente. No pierdas tiempo mirando el pasado y analizando qué hubiese pasado en caso de tomar otra opción ya que eso nadie lo sabe.

Para encontrar distintas posibles soluciones ante un problema puedes elaborar una tormenta de ideas. Y también, pedir el punto de vista externo a un amigo de confianza. El diálogo con una persona cercana es uno de los mejores medios para encontrar soluciones efectivas.

Utiliza tu creatividad, tu sentido común y también, tu intuición para seguir a tu voz interior que te habla con fuerza en situaciones de dificultad. Buscar el silencio para escuchar tu mundo interno es una buena técnica para encontrar soluciones a los problemas.

Para encontrar la solución perfecta ante un problema también puedes imaginar que es una persona cercana la que está pasando por la situación que a ti te afecta. En ese caso, puedes hacer el ejercicio de escribirle una carta para darle tu consejo. Esta carta te ayudará a conocerte mejor a ti mismo.

Cómo encontrar la solución de un problema

Utiliza tus recursos

Para encontrar la mejor solución ante un problema, utiliza tus recursos. Para ello, analiza qué fortalezas tienes para hacer frente a la situación que te afecta. Y confía en ti mismo.