Cómo enfrentar situaciones de estrés
El estrés es una reacción lógica en muchos momentos. Por ejemplo, durante los instantes previos a un examen o a una entrevista de trabajo es natural sentir cierto nerviosismo que finaliza una vez superada esa prueba. Se trata de una reacción a modo de estímulo-respuesta. Las situaciones que producen estrés generan cierto nivel de incomodidad. ¿Cómo afrontar este tipo de momentos?

Racionaliza el sentimiento para poder comprenderlo ya que, de este modo, te será más fácil poner este nerviosismo en su contexto. También puedes recordar situaciones previas similares a las que estás viviendo actualmente, para observar tu proceso interno en este tipo de vivencias.

Utiliza la técnica del premio

Puedes utilizar la técnica del premio para recompensarte a ti mismo por el esfuerzo que vas a realizar para llevar a cabo ese propósito. Los premios más sencilos son los más efectivos, por ejemplo, organizar un plan que te gusta o disfrutar de una siesta más larga para reponer fuerzas.

Para reducir el estrés es importante cumplir los plazos de tiempo establecidos en la entrega de un proyecto concreto. El nerviosismo aumenta ante la presión de actuar contrarreloj.

Cómo enfrentar situaciones de estrés

Visualízate a ti mismo

Visualízate a ti mismo superando con éxito esa situación que te produce estrés. Pero también, imagina ese momento en el que das el primer paso. Este tipo de ejercicio tiene una doble función: es un medio de motivación pero también, una fuente de relajación. Realiza este tipo de ejercicios de visualización en momentos de soledad en los que puedes concentrarte en ti mismo.

Es normal sentir estrés ante ciertas situaciones que suponen un esfuerzo extra a nivel emocional, sin embargo, en este tipo de situaciones hay actitudes que no ayudan. Por ejemplo, no es saludable repetir: “Estoy nervioso”. Intenta concentrarte en aquello que tienes que hacer para afrontar la situación de un modo óptimo.