¿Cómo es el retraído social?
¿Es lo mismo ser retraído que tímido? Hay quienes son capaces de unir estos dos términos en una personalidad pero sinceramente creo que ambos están separados aunque puedan ir cogidos de la mano. Quiero decir con esto que una persona que es tímida es muy probable que le cueste interaccionar con los demás por inseguridad, vergüenza y/o diferentes motivos pero es capaz de afrontar situaciones sociales correctamente aunque en su interior se genere malestar. Una persona tímida quiere estar en sociedad pero le cuesta por sus características personales.

En cambio una persona retraída además de ser tímida es aquella persona que hace vida retirada y/o apartada de la sociedad o del trato social. Sólo el hecho de pensarlo le genera angustia y un profundo malestar y lo evita a toda costa o simplemente que le gusta estar en soledad sin necesidad de sentir malestar. Una persona retraída le gusta la sociedad y no echa de menos estar con las demás personas. Pero ¿qué más características definen al retraído social?

No se expresa de forma abierta

Una persona que es retraída social no expresa abiertamente sus sentimientos ni tampoco sus opiniones y mucho menos si comprueba que podrían contradecir a los demás.

Se adapta fácilmente

Se adapta fácilmente a los patrones de conducta que le envuelven aunque no esté de acuerdo con ellos.

Quiere complacer en exceso

Una persona retraída por el miedo al qué dirán quiere complacer a los demás de forma excesiva hasta tal punto que es capaz de sacrificar sus deseos y opiniones sólo por tener contento al otro.

Baja tolerancia

Se puede ofender con mucha facilidad ya que tiene una baja tolerancia a la crítica y a la frustración. Por este motivo le cuesta mucho admitir las críticas de otras personas aunque sean constructivas o para mejorar cualquier aspecto de su vida.

¿Cómo es el retraído social?

Sensación de pérdida

Al no establecer su identidad ni personalidad ante los demás tiene una constante sensación de pérdida de identidad e insatisfacción en la vida lo que le hace estar frustrado, triste e inseguro.

Además es una persona a la que le falta espontaneidad y capacidad de improvisación, aspectos que puede envidiar de otras personas.

Evita reuniones sociales

Sólo se siente cómodo junto con personas muy afines a él y con gran confianza. Intenta evitar el contacto a toda costa de aquellas personas que no son conocidas por lo que evita acudir a reuniones sociales donde tuviera que relacionarse con otros.

Demasiadas preocupaciones

Es una persona que se preocupa más de la cuenta por su conducta y su comportamiento pero sobre todo por el qué pensarán de él.