como-evitar-desconfianza
Es positivo tener prudencia para conocer a las personas con el objetivo de saber en quién puedes confiar y en quién no. Incluso conociendo a una persona es posible experimentar decepciones posteriores. Sin embargo, el mejor remedio para evitar las decepciones no es ser un desconfiado. La desconfianza está vinculada con el miedo a ser vulnerable y el temor a ser herido. Vivir al compás del miedo limita la calidad de vida. ¿Cómo evitar el exceso de desconfianza en los demás?

Dar una oportunidad

La confianza es un sentimiento que se cultiva poco a poco ya que las relaciones personales tienen un proceso de crecimiento que es gradual.

Respetar este proceso de intimidad que surge de una forma natural es esencial. Sin embargo, existen personas que se sienten solas y tienen tantas ganas de conocer a gente nueva que como consecuencia de esta impaciencia comparten detalles muy personales de sí mismas con quien, prácticamente, es un desconocido.

Cómo evitar el exceso de desconfianza en los demás

Ganar higiene mental

Por pura higiene mental es muy aconsejable no convertir la desconfianza en una posición existencial porque en caso de hacerlo, la persona se desgasta al estar a la defensiva para protegerse de los posibles ataques personales de los demás. Vivir las relaciones personales de este modo aumenta la sensación de peligro e inseguridad en el trabajo y en las relaciones de amistad (la amistad no existe desde la desconfianza constante).

Al conocer a una persona es importante escuchar no solo sus palabras sino también, observar sus hechos. La confianza en el otro también es un acto de fe que parte del cariño. La desconfianza es una forma equivocada de querer protegerte antes de tiempo de algo que no ha sucedido todavía. Conviene confiar en uno mismo sabiendo que, en caso de que se produzca una traición, es posible superarla.