¿Cómo evitar la obsesión amorosa?
¿Cómo evitar la obsesión amorosa? La obsesión en cualquiera de sus formas y manifestaciones es negativa y muy dañina. Es decir, una persona puede sufrir mucho si no aprende a encontrar el equilibrio y la medida en los sentimientos. ¿Qué supone la obsesión amorosa? Estar todo el día pensando en ese ser especial, sin embargo, esta obsesión produce sufrimiento, te hace dar mil vueltas a la cabeza, te hace sentir vulnerable… Y también, puede que te lleve a agobiar con llamadas y mensajes a la persona que es foco de tu interés.

Está claro que en una situación así, cualquier persona debe relajarse y tomar distancia. En ocasiones, aquellos que se obsesionan con el amor, lo hacen, simplemente, porque cometen el error de creer que una historia depende únicamente de su voluntad. Si de verdad quieres saber cuánto le importas a la otra persona, entonces, dale la oportunidad de que te lo demuestre. Es decir, no hagas tú todo.

La obsesión sentimental también tiene otras formas y matices. Por ejemplo, puede proceder de la soltería. De hecho, muchas personas viven una gran angustia ante el temor de no encontrar a nadie especial en el futuro. Sienten la presión del paso del tiempo de una forma extrema. Y esta tristeza, les impide disfrutar de otros ámbitos de la vida. La obsesión dentro de una relación de pareja también se muestra en los celos. De forma equivocada algunas personas consideran que es imposible querer a alguien sin sentir celos. La realidad es que en un amor maduro y que es correspondido existe confianza y seguridad en uno mismo y también, en el otro.

Una obsesión, no es amor. Por tanto, conviene llamar a las cosas por su nombre. Una obsesión es una forma de tortura psicológica que te hace sentirte víctima de tu propia historia.