Cómo evitar las conductas autodestructivas
Todos aquellos actos que nos dañan a nosotros mismos, de las que unas veces somos conscientes y otras no, se denominan en psicología conductas autodestructivas, las cuales pueden tomar formas muy variadas: comer en exceso, fumar una gran cantidad de cigarrillos, tomar grandes cantidades de alcohol, drogarse, jugar de forma patológica, establecer relaciones de pareja abusivas o de dependencia, y otras muchas.

Estas conductas suelen tener su raíz en la baja autoestima, y se producen principalmente por dos motivos:

– La persona que los sufre no puede hacer frente a situaciones de un gran nivel de estrés en las que tenga que confrontar su miedo al éxito porque en el fondo se siente que no merece el éxito. En estos casos las conductas autodestructivas actúan como un autosabotaje por el cual nos mantenemos a nosotros mismos en una situación indeseada pero cómoda a nivel de miedo.

– Cuando el sujeto piensa o siente algo que cree que no se merece. Su baja autoestima le hace pensar, de forma inconsciente, que es indigno de esos deseos de prosperar, y con la conducta autodestructiva se mantiene en dicha situación. En estos casos a la baja autoestima se le une un odio hacia uno mismo que se manifiesta en dichas conductas

La mayoría de las veces estos conflictos interiores son desconocidos para el sujeto, y sólo nota que algo va mal, que por mucho que quiera no puede detener dicha conducta porque, en el fondo, este comportamiento le comporta un cierto alivio.

Para eliminar conductas autodestructivas es necesario mirar dentro de nosotros mismos y averiguar qué es lo que nos lleva a dicha conducta. Una vez que descubramos ese por qué y que entendamos la raíz de dicho comportamiento, podremos cambiar estas conductas negativas por otras positivas, y aprender a cuidarnos y a querernos a nosotros mismos.