Cómo evitar que las obsesiones te controlen
Son muchas las veces que podemos llegar a confundir la preocupación con la obsesión y a la inversa porque realmente es una fina línea lo que separa una cosa de otra. Las preocupaciones son normales en la vida y además necesarias porque nos darán el impulso necesario para poder afrontar los pequeños conflictos de la vida y así buscar las soluciones pertinentes. En cambio las obsesiones sólo nos limitan, nos bloquean y nos sirven para estar mal emocionalmente.

Pero de la preocupación a la obsesión sólo hay un paso y hoy quiero darte algunos consejos para evitar que las obsesiones te controlen y que seas tú quien domine tus pensamientos y tus preocupaciones.

Diferenciar entre obsesión y preocupación

Este será el primer paso. Tendrás que descubrir si estás ante una preocupación o ante una obsesión ya que en la vida es habitual que de forma frecuente nos vengan a la cabeza pensamientos debido a una circunstancia puntual, pero para saber si se trata o no de una obsesión hazte las siguientes preguntas; ¿ Me vienen a la cabeza pensamientos o imágenes fuera de control?, ¿Son cosas que no debería pensar?, ¿Realizo rituales para eliminar los pensamientos de mi mente?

¿Qué te causa malestar?

Para saber qué te causa malestar una forma de disminuirlo es escribir en un papel el pensamiento y volverlo a leer ya que de este modo podrás encontrar un punto de vista diferente al que tienes en tu propia mente.

Cómo evitar que las obsesiones te controlen

Piensa

No es adecuado eliminar las preocupaciones de la mente para eliminar las obsesiones ¡ni mucho menos! Simplemente hay que encontrar la manera de que las preocupaciones no se vuelvan en obsesiones y éstas no acaben controlando la mente y los pensamientos. Para conseguirlo una estrategia es organizar la menta durante el día y únicamente pensar en lo que nos preocupa una vez durante toda la jornada. Busca un rato en el día en donde puedas pensar qué te ocurre y que te preocupa en un corto período de tiempo, busca soluciones y después sigue tu vida habitual.

¿Te causa demasiado malestar?

Si empiezas a notar que las obsesiones controlan tu vida, sientes que tienes demasiado malestar y que no eres capaz de reconducir ni controlar las obsesiones, entonces es el momento de que acudas a un profesional para que te pueda ofrecer una ayuda personalizada ante tus obsesiones y así poder encontrarlas estrategias personales para poder vencerlas.