Cómo funciona el coaching en la empresa
El coaching empresarial o coaching ejecutivo es una técnica que tiene su origen en los entrenadores deportivos. Si nos fijamos en los entrenadores, sobre todo en los mejores, nos daremos cuenta de que están apoyando a sus deportistas continuamente, aconsejándoles cómo colocarse, como aprovechar todas sus habilidades para lograr su objetivo, que puede ser ganar el partido o vencer su propia marca. El entrenador les enseña a verlo, a visualizarlo y a desarrollar todo su potencial para lograrlo.

La función del coach empresarial es parecida, pero en lugar de ayudarle a ganar partidos, ayuda al ejecutivo a conseguir sus objetivos empresariales, como trabajar mejor en equipo, liderar mejor su departamento, motivar mejor a sus empleados, lograr mejores resultados en la empresa… por ello, el coach puede ayudar a los directivos en diferentes ámbitos de su labor empresarial, como son el área comercial, el marketing o la gestión de equipos, y es utilizado por ejecutivos de pequeñas, medianas y grandes empresas.

En la primera fase del coaching, el coach ayudará al ejecutivo a determinar cuál es el o los problemas a los que se enfrenta. Seguidamente, estudiará con el directivo cuáles son los modelos que utiliza para solucionar dicho problema. Dado que esos modelos obviamente no funcionan, le ayudará a cuestionarse el modelo, reflexionando sobre qué lo lleva a elegir dicho modelo y a qué sucede cuando lo cuestiona y decide cambiarlo, lo que exige una gran capacidad de auto reflexión por parte de la persona que está recibiendo las sesiones de coaching.

Finalmente, con todo lo realizado anteriormente, se llegará a una solución totalmente nueva que permita al directivo cambiar los modelos de actuación que estaba llevando hasta entonces y eran los causantes del problemas, ayudándole a enfrentar los cambios necesarios de forma eficaz.