Cómo ganar inteligencia emocional
¿Cómo ganar inteligencia emocional? En primer lugar, aprendiendo a simplificar las cosas en tu vida y en la rutina cotidiana. En muchas ocasiones, el camino más sencillo es el más directo para llegar al lugar que te has marcado. Sin embargo, en caso de tener algún obstáculo, no te rindas y busca alternativas. Otro aprendizaje fundamental es entender que el bienestar de los demás no está en tus manos, es decir, tú no eres el responsable de todo lo que le sucede a tu entorno más cercano. Por tanto, céntrate en ti y en tu bienestar, y a partir de allí, intenta hacer la vida agradable a aquellos que te rodean.

Aprende a dar más valor a las acciones ajenas que a las palabras. Por ejemplo, no te quedes enganchado a mensajes que en realidad nunca se concretan a través de la acción. Por mucho que alguien te dijera que haría algo, si luego no lo hace, entonces, quédate con el mensaje que te envía a través de sus actos.

Cuida tu mundo emocional tanto o más que tu propio cuerpo. Recuerda que aunque las emociones no se ven, se sienten, tanto que incluso, una herida en el alma puede llegar a tardar en cicatrizar años. Por esta razón, alimenta tu espíritu con la medicina del cariño, la paciencia, la alegría y la ilusión por las pequeñas cosas.

La inteligencia emocional se entrena, por ello, lleva a la práctica los conocimientos que has adquirido a través de libros de autoayuda, cursos de autoestima o conferencias. Todo aquello que no se entrena queda únicamente, como una competencia teórica que no se tiene en realidad. Es muy fácil decir algo, pero llevarlo a cabo, requiere constancia y esfuerzo. Para ganar inteligencia emocional, márcate unas metas emocionales que cumplir en un margen de tres meses. Por ejemplo, ser más paciente.