Cómo ganar memoria
¿Alguna vez te has preguntado por qué te cuesta tanto recordar un nombre o una fecha importante? ¿Es posible que muchas veces se te quede ese dato en la punta de la lengua? Si en ambas preguntas has contestado de manera afirmativa es posible que te interese saber que la memoria es un músculo y si no lo entrenas a diario, se ablanda.

¿Cómo puedes ejercitar tu memoria? No sólo con ejercicio mental, si no también con estrategia, mucha voluntad, una buena dieta, deporte, dormir bien, y por último y no menos importante…concentración. En este artículo pretendo darte algunos consejos para que empieces a ganar más memoria.

Escribe

Anota en un papel todas tus rutinas diarias, también puedes hacerlo en una libreta o en una agenda. Tener la certeza de saber todas las cosas que debes hacer por orden reducirá el estrés de olvidarlo. Al mismo tiempo apunta y asigna un lugar para cada cosa.

Voz alta

Cuando estés haciendo cosas repite aquello que haces en voz alta, de este modo evitarás distracciones y recordarás en voz alta.

Alarmas

Para recordar acontecimientos importantes puedes utilizar alarmas sonoras para que te recuerden minutos antes aquello que no quieres olvidar. El móvil es un buen recurso para este fin.

Cómo ganar memoria

Diario personal

Ten un diario personal donde apuntar aquellas cosas que te ocurren diariamente, además de liberar tu mente de estos pensamientos te ayudarán a recordar cada día qué hiciste el día anterior. Además puedes anotar cualquier cosa que se te ocurra.

Repetir nombres

¿Eres de los que olvidan los nombres de las personas que te acaban de presentar? Quizá el motivo sea más falta de atención que de desinterés. Para evitar que te ocurra más veces, al saludar a la persona repite su nombre en voz alta.

Estudiar por partes

En lugar de intentar estudiar todo un tema del tirón, es aconsejable que lo dividas por partes para facilitar la concentración sobre lo que estás estudiando y así memorizar mejor los datos importantes.

Utiliza tu mano no dominante

Aunque parezca una tontería no lo es en absoluto. Haz uso de tu mano no dominante, ya sea para escribir, para dibujar o para realizar cualquier tarea que no resulte peligrosa en la que habitualmente empleas tu mano dominante. Realizar este cambio hará que tu cerebro cree conexiones que te harán aumentar la agilidad para pensar y memorizar.