como-gestionar-el-mal-humor
El mal humor constante termina haciéndose crónico, es decir, la persona adopta esta actitud como una actitud ante la vida. Detrás de una persona que tiene un carácter agrio existe alguien que sufre en su interior, una persona insegura y con frustraciones. Por suerte, cuando una persona es consciente de qué pasa en su mundo interno, puede hacer algo por cambiar y evolucionar. Si no se da cuenta de qué le pasa, entonces, no existe esperanza posible.

Cómo poner humor a tu vida

¿Cómo poner humor a tu vida? En primer lugar, puedes ir al cine para ver películas divertidas, historias que sean de humor en vez de dramas. Del mismo modo, puedes hacer un curso de teatro o un curso para hablar en público porque aprenderás a reírte más de ti mismo. En general, cualquier actividad nueva que te permite estar con gente diferente es buena y muy saludable para tu bienestar interior.

Para poner humor a tu vida, intenta rodearte de personas optimistas, de esas personas que tienen la gran virtud de poner buena cara, incluso, al mal tiempo. Por suerte, los humanos también podemos aprender unos de otros a través de la observación.

Cómo gestionar el mal humor

Nadie es el centro del mundo

Las personas que tienen mal humor constante se comportan como si fuesen el centro del mundo, es decir, parece que el entorno tiene que pagar los platos rotos de su malestar emocional. Tomar conciencia de las consecuencias de ese mal humor a largo plazo puede ayudar a la persona a poner remedio a su mal carácter.

En general, las personas que tienen un mal humor constante, están cada vez más solas. El entorno se distancia de ellas. Nadie quiere sufrir sin necesidad, y además, los demás adoptan la posición inteligente de poner el problema en el tejado de quien realmente lo tiene: el cascarrabias.