Cómo gestionar los conflictos personales que no comprendes
Es un error creer que la lógica rige todas las situaciones humanas. En las relaciones personales se producen encuentros y desencuentros, puntos de unión y de distancia que pueden marcar un antes y un después en el vínculo entre dos personas. Existen situaciones que no comprendes cuando no existe una relación lógica a modo de causa y efecto en determinada reacción de otra persona o cuando alguien paga contigo sus propios conflictos personales.

Tú no eres el problema

En una situación así es importante que no pierdas la objetividad de saber que tú no eres el problema, ni la fuente del conflicto. Cuando existe una situación que no comprendes es porque la otra persona se cierra a hablar de una forma asertiva del tema y te deja con una gran confusión interior. En ese caso, piensa que tú has puesto de tu parte para poder comprender qué ha pasado al tener una actitud de diálogo abirta.

No te culpes

Pedir perdón por un error cometido a nivel individual es muy humano, sin embargo, sentirte culpable por una situación que no comprendes no es del todo bueno porque a nivel interno te colocas como el responsable de esa situación. Por tanto, no pidas perdón cuando estás totalmente convencido de haber sido víctima de una situación inmerecida.

Cómo gestionar los conflictos personales que no comprendes

Haz balance de la situación

Si en una relación personal se producen con frecuencia situaciones de tensión, entonces, es importante hacer balance porque puede que no compense seguir alimentando un vínculo que produce más disgustos que alegrías.

Existen personas que cuando no se sienten bien consigo mismas tienen reacciones totalmente descontroladas con los demás. Conviene no perder la perspectiva objetiva de la situación para no asumir carencias de otro como si fuesen propias.

En las relaciones personales puedes vivir alguna situación que te desborde y que te deje con la sensación de que hay algo que escapa a tu control.