Cómo hablarte a ti mismo en un mal momento
El diálogo con uno mismo es constante. Pero en un momento de dificultad somos más vulnerables todavía ante la posibilidad de dejarnos arrastrar por el pensamiento negativo. Así como hablar con un amigo en un momento de dificultad es muy terapéutico para aliviar heridas, en Psicoblog te recordamos que tú puedes ser tu mejor amigo, por tanto, cuídate con palabras bonitas que llenen tu universo interior de colores de luz y de tranquilidad.

Toma de conciencia

Los procesos de cambio más importantes en la vida de una persona pasan por una toma de conciencia. Es decir, por pararte a pensar de verdad en lugar de dejarte arrastrar por la corriente. Cuando te paras a pensar y a reflexionar sobre aquello que es mejor para ti, tomas las riendas de tu propia vida.

Existen distintas formas de propiciar el diálogo interior. Por ejemplo, puedes escribir un diario emocional, escribir cartas a un amigo imaginario, escribir tus pensamientos en un blog personal… También puedes escribir una lista con frases positivas de autores célebres o incluso, elaborar un listado de cincuenta consejos positivos que te dirás a ti mismo al releerlos tantas veces como necesites.

Cómo hablarte a ti mismo en un mal momento

Háblate con cariño

Es importante que aprendas a hablarte a ti mismo con mucho respeto y cariño siempre. Puedes escribir palabras de esperanza en una cartulina grande, utilizando colores vivos y jugando como si fueras un niño. Después, puedes colgar ese mural que puede ser tu pequeño rincón de pensamiento positivo en un lugar de la casa que sea especial para ti.

Existe una palabra que ayuda a sanar las heridas del alma. Cierra los ojos, respira profundamente y repite en tu mente la palabra gracias. Gracias a ti mismo por ser una persona estupenda con muchas virtudes y aciertos. Centra tu atención en todo lo bueno que hay en ti.