Cómo hacer realidad tus deseos en 2012
Cuando llega el final de año, parece que el mundo entero se llena de magia, simplemente, por pasar una página del calendario. La Nochevieja se convierte en la oportunidad de pedir deseos, y también de esperar que se cumplan, sin hacer nada. Lo cierto es que es muy importante que pienses en cómo te gustaría que fuese tu vida en el 2012, ya que sólo así, podrás ponerte en marcha a la hora de hacer los cambios necesarios.

¿Qué es lo que te falta? ¿Dónde te gustaría llegar? Toma lápiz y papel, reflexiona, medita y apunta todo aquello que de verdad mueva tu corazón de una forma especial. Después, piensa en un plan de acción adecuado para lograr tus objetivos. Esa es la única forma de lograr gran parte de los deseos, trabajar, luchar, apostar y arriesgar.

Por tanto no te acomodes, disfruta de la vida y de las oportunidades que se presentan en tu camino. Desde ahora mismo, hasta final de año, puedes aprovechar este tiempo para hacer una reflexión interior, para luchar por los deseos de tu corazón, para sentir el valor de lo esencial y para tomar fuerzas de cara a un 2012 que será fructífero en la medida en que tú te lo propongas. Es decir, nadie puede obtener grandes frutos a partir de la pereza o de la vagancia.

Por otra parte, para ser feliz debes encontrar el equilibrio entre el plano personal y el plano profesional. Es decir, apuesta por tu trabajo y por tu vocación, pero también, cultiva tus relaciones sociales y tus amistades. Tampoco descuides tus momentos de soledad porque entonces, corres el peligro de perderte a ti mismo y disfrutar de tu agradable compañía. Tu futuro está en tus manos en gran medida, en tu sabiduría y en tu capacidad de acción. ¿Qué deseos te gustaría pedir a la suerte?