¿Cómo humanizar las relaciones personales?
¿Cómo humanizar las relaciones interpersonales? Siempre se habla del deseo común de crear un mundo mejor que volverá a cobrar fuerza y vida propia gracias al espíritu de la Navidad que ya está muy cerca. Sin embargo, en realidad, humanizar las relaciones interpersonales es cuestión de actitud, de atención y de dedicar tiempo a los demás y también, a uno mismo para encontrar un equilibrio entre las necesidades individuales y las ajenas. Para humanizar las relaciones interpersonales es indispensable cuidar los pequeños detalles. Tener gestos de atención hacia el otro: llamarle por teléfono para saber cómo está, proponer planes, felicitarle en el cumpleaños, hacerle un favor cuando lo necesita…

El lenguaje corporal también es fundamental en el diálogo interpersonal. Para ello, mira a los ojos de tu interlocutor, muestra que estás al cien por cien presente con él en ese momento y en ese instante. Recuerda que un abrazo puede ser el mejor regalo en ciertos momentos puesto que el cariño es una medicina que alimenta el alma de las personas y las llena de vitalidad y energía. Existe un riesgo muy propio de la sociedad actual y es que la comunicación tecnológica sustituya el diálogo presencial cara a cara.

Lo cierto es que existen conversaciones que son mucho más ricas desde la cercanía y que pierden mucho a través del teléfono por ejemplo. Las tecnologías están hecha para acortar la distancia entre personas que viven a kilómetros, sin embargo, hoy día, existen personas que las utilizan para reducir distancia viviendo en la misma ciudad, algo que por supuesto, resulta contradictorio.

Para humanizar las relaciones interpersonales conviene recordar que cada persona es única e irrepetible y que tiene un valor incalculable. El cariño y el respeto son dos buenos aliados en la construcción de un mundo mejor y más humano.