¿Cómo influir sobre el sentimiento?
En el ser humano existe una cadena causal que genera un proceso: el pensamiento influye sobre el sentimiento, y dicho sentir se refleja en la acción. Sin embargo, muchas personas creen que lo primero de todo es el sentimiento, de esta forma, se sienten víctimas de su mundo emocional al no poder ir más allá. Los más jóvenes son quienes más están exaltando el valor del sentir al compás de la filosofía de “haz lo que te apetezca en cada momento”.

El poder del pensamiento

Antes de todo sentimiento, siempre existe un pensamiento. Evidentemente, ambos elementos se producen de una forma casi simultánea, sin embargo, no se dan al mismo tiempo. Estamos pensando constantemente, interpretamos el mundo que nos rodea, tenemos un diálgo interior constante, pasan tantas ideas por nuestra cabeza a lo largo del día que por la noche, nos resulta imposible recordar todo aquello que hemos pensado a lo largo de la jornada.

Intenta ir más allá de un sentimiento para analizar por qué está ahí, qué puede estar pasando en tu mente. La única forma de cambiar un sentimiento es comenzar a transformar los pensamientos, modificar el diálogo interno. Este proceso es muy importante ya que te convierte en dueño de tu felicidad y de tu bienestar.

¿Cómo influir sobre el sentimiento?

La razón humana

El ser humano es un ser racional, como indica su propio término, el pensamiento y la voluntad humana elevan al ser humano por encima del resto de seres del universo. Por tanto, utiliza tu mente, ten tu propio criterio, reflexiona sobre aquello que te pasa por dentro… Sólo así podrás ser dueño de tus emociones y libre al convertirte en alguien capaz de luchar por mejorar como persona.

El pensamiento te eleva por encima de ti mismo, y en cambio, como decía Aristóteles, renunciar a la razón supone vivir como una planta.