Cómo influye el pensamiento positivo en la superación de la enfermedad
Uno de los mayores bienes que tiene el ser humano es la salud puesto que la enfermedad pone al ser humano en contacto con su propia fragilidad interior. Más allá de esta cuestión, cada enfermo reacciona de forma totalmente diferente ante su situación. De hecho, el hombre puede añadir más dolor a su tragedia a través de su pensamiento cuando se recrea en su amargura, cuando se da por vencido o cuando se deja llevar por el miedo. Es decir, una de las claves de la superación de cualquier enfermedad es claro está, poder obtener un tratamiento adecuado y eficaz, sin embargo, también lo es la actitud que el afectado adopta ante el dolor.

El pensamiento positivo está basado en la esperanza y en la seguridad de que uno mismo, mediante su modo de hacer frente al presente, puede aliviar su sufrimiento. El pensamiento positivo genera emociones agradables como la paz interior, la tranquilidad, la alegría y la ilusión.

Por el contrario, el pensamiento negativo produce emociones diferentes: ansiedad, estrés, intranquilidad… Emociones que padecidas durante un tiempo prolongado pueden llegar a somatizarse en el organismo por lo que merece la pena aprender a pensar en positivo.

Se trata de un trabajo que implica un hábito pero además, también se trata de un trabajo de superación personal basado en la autoestima. Generalmente, las personas que tienen mejor concepto de sí mismas son aquellas a las que menos esfuerzo les cuesta pensar de forma optimista puesto que se creen merecedoras de lo mejor, en definitiva, se creen merecedoras de la felicidad, del amor, y claro está, también de la salud. La mente tiene una gran influencia a nivel corporal, por ello, disfruta de la vida y potencia tu capacidad de hacer frente a las circunstancias en contacto con tu corazón y con tu alma.