Cómo integrarte en el equipo de un nuevo trabajo
La adaptación al cambio es una necesidad en el contexto laboral actual donde cualquier trabajador tiene que enlazar proyectos diferentes a lo largo de su carrera laboral. Esta situación también aporta beneficios, como por ejemplo, la capacidad de aprendizaje y también, la gestión emocional. Las personas que se acostumbran al cambio tienen más tolerancia a la frustración que aquellas que viven pegadas a una rutina inamovible durante años. ¿Cómo integrarte con el equipo de un nuevo trabajo?

Date tiempo

Date tiempo y sé realista. Para ser uno más necesitas que pasen algunas semanas. De lo contrario, podría resultar una situación muy poco natural y artificial. Respeta tu ritmo interno pero también, el de los demás. Dales tiempo para que te puedan conocer mejor.

Comparte descansos comunes

Cuando te inviten a tomar algo en la hora del café no rechaces la invitación ya que es una oportunidad perfecta para empezar a tener más proximidad con algunos compañeros.

Puede que los primeros días te sientas fuera de lugar pero cada día te sentirás mejor y con más confianza.

Recuerda sus nombres

Existe un detalle muy valorado por la mayoría de las personas. Cuando recuerdas el nombre de alguien, ese alguien siente que le has dado valor y le has tenido en cuenta. Cuando te dirijas a un compañero de trabajo di su nombre.

Cómo integrarte en el equipo de un nuevo trabajo

Normas de convivencia

Cada grupo que ya está formado tiene sus propias reglas internas. Como último miembro llegado a ese equipo tienes que respetar esas normas. Del mismo modo, al llegar a un nuevo trabajo existe una prioridad: ser observador y aprender. Eso significa escuchar mucho y hablar menos.

Pregunta todo lo que necesites saber para resolver tus dudas. Toma la iniciativa de ser tú mismo y no te exijas ser perfecto porque es normal cometer fallos.