Cómo integrarte en una conversación de amigos
Existen personas que cuando están en grupo, adoptan el rol de espectadoras y quedan en un segundo plano ejerciendo la escucha activa. Dicha escucha es muy valiosa pero a la hora de reforzar los vínculos afectivos, es muy sano interactuar y que haya un feedback, o lo que es lo mismo, una retroalimentación.

Haz preguntas

Para integrarte en una conversación de amigos es muy saludable que hagas preguntas en medio de la charla. Las preguntas muestran un interés sincero por tu parte y un grado de implicación notable.

Habla de ti

Las personas somos distintas pero a la vez, tenemos muchas semejanzas. Es decir, puede que la experiencia de tu amigo evoque en ti una vivencia similar del pasado. En ese caso, puedes compartirla con el grupo ya que las experiencias enriquecen mucho al reforzar la empatía.

Eres libre

Es muy importante que siempre recuerdes que eres libre de contar lo que tú quieres contar y hasta donde consideres oportuno en una conversación de amigos. La intimidad es un valor importante y es natural que no quieras hablar de ti con la misma intensidad en un grupo de gente con la que tienes un vínculo superficial que cuando estás hablando con tu mejor amigo.

Por ello, nunca te sientas presionado para contar algo que no quieres decir por el simple hecho de que la mayoría de las personas del grupo en el que estás, han hablado sobre este tema. Vive de acuerdo a tu criterio y ten personalidad para ser tú mismo.

Cómo integrarte en una conversación de amigos

Sé agradable

Disfruta de la reunión social y de la conversación. Evita gestos que pueden incomodar al otro, por ejemplo, evita mirar el reloj con frecuencia. Si por algún motivo tienes que irte pronto de la cita, entonces, explica el motivo y avisa desde el principio.