Cómo lograr buenas relaciones con los demás
Al estrechar relaciones con otras personas no siempre logramos el modelo de relación que nos gustaría. Sin embargo, depende de nosotros mismo el no quedarnos en la “superficie” y conseguir alcanzar esa profundidad que deseas de una relación. Ten en cuenta estos consejos y anímate a ser todavía más auténtico.

Empieza por ti, siendo con los demás fiel a tu personalidad. Trata a los demás del mismo modo que te gustaría que te trataran a ti. Sincérate contigo mismo y aprende a vivir de modo tal que puedas expresar tus principios y deseos reales. Si tu comportamiento no coincide con tus valores, no estarás viviendo auténticamente y poco le podrás pedir a los que te rodean.

Dirígete siempre con la verdad por delante y no critiques a terceras personas sin tenerlas delante. Es algo muy feo. Para que quede claro quién eres, elige siempre la verdad. Si mientes, la otra persona no tendrá manera de conocerte realmente, ni saber qué piensas o sientes, o cómo te está afectando lo que hace. Eso no supone que tengas que decir “todo lo que piensas”, sino que no digas lo contrario de lo que piensas.

Demuestra que pueden confiar en ti. Si lo que buscas es potenciar tus relaciones, comienza por ser confiable. Para ello deberás comportarte con integridad, no cambiando constantemente aquello que piensas o dices. Cumple tus promesas y mantente leal en la adhesión de principios, compromisos y personas.

Del mismo modo sé espontáneo. Eso significa ser uno mismo y comportarse con naturalidad, sin depender de opiniones ajenas, es la mejor opción para una buena autoestima y realización personal. Acepta al otro como es y no intentes cambiarlo. Recuerda que no hay nadie perfecto, acepta las faltas propias y ajenas. Lo importante es aprender de ellas y de los errores que cometemos a lo largo de la vida. De este modo tus relaciones se volverán más saludables y genuinas por estar aisladas de falsedades o intenciones ocultas.

Muestra empatía para que las demás personas vean en ti a alguien capaz de entablar relaciones auténticas, para lograr ser empático escucha activamente las emociones de los demás, trata de entender sus motivos y expresa tu opinión desde su punto de vista. No se trata de mostrarte alegre o simpático, sino de que eres capaz de ponerte en el lugar del otro y desde allí brindar tu ayuda.