Cómo lograr el autoconocimiento
Si realmente queremos mejorar o cambiar aquello que nos impide lograr lo mejor de nosotros mismos, el primer paso que debemos dar es conocernos mejor y de la manera más honesta posible, es decir, conocer lo bueno, lo malo y lo que no nos gusta de nosotros.

Pero ¿cómo se logra ese autonocimiento? ¿Cómo logramos sacar a la luz esas zonas que son oscuras para nosotros?

En primer lugar, podemos examinar nuestra propia vida, sobre todo aquellos momentos en los que estuvimos a punto de lograr lo que queríamos y nos echamos para atrás. No se trata de culparnos, ni de cargar contra nosotros mismos, tan sólo de observar y de notar qué es lo que nos impidió lograrlo, si tuvimos miedo al éxito o al fracaso, si no estábamos preparados, si pensábamos que no nos lo merecíamos, etc.

Quienes mejor nos conocen también nos pueden aportar luz sobre nosotros mismos. Preguntaremos siempre a personas en las que confiemos, sepamos que no nos van a hacer daño deliberadamente y que van a ser sinceras, como nuestra pareja, amigos, compañeros de trabajo, etc., para que nos digan los puntos fuertes y débiles que ven en nosotros.

Los libros de autoayuda, artículos, charlas o sesiones de trabajo conducidas por psicoterapeutas o por expertos también nos van a resultar muy útiles para lograr dicho autonocimiento. En este aspecto deberemos intentar discriminar los realmente valiosos de aquellos que no nos van a aportar nada.

Si hay áreas a las que no logramos acceder, puede ser necesaria la ayuda de un psicoterapeuta que, de forma guiada, nos ayude a determinar cuáles son los obstáculos que nos ponemos a nosotros mismos a la hora de lograr cambios e incluso, si no estamos muy seguros, ayudarnos a saber qué cambios debemos realizar en nuestras vidas.