¿Cómo lograr que el desamor duela menos?
El desamor duele mucho, todavía más, cuando se trata de una historia en la que has luchado, arriesgado y apostado de verdad. ¿Cómo puedes conseguir que las heridas duelan menos con el paso de los días? En primer lugar, pensando que es mejor cortar una historia que no va bien, antes que después. Cuanto más se pospone una decisión de este tipo más se sufre. Por otro lado, en general, siempre sufre más aquel que es abandonado. En ese caso, céntrate en ti mismo y cuida de ti. Siéntete bien contigo mismo porque la ruptura se ha producido por una decisión ajena a ti y tú, no tienes ningún tipo de poder sobre la voluntad ajena.

Más que el desamor, lo que de verdad duele, es la interpretación que la mente puede llegar a hacer en un momento de ese tipo. Por ejemplo, tras una ruptura, una persona puede decirse a sí misma: “Nunca conoceré a alguien especial”. O también, ante el desamor, hay personas que pierden de vista que la vida no se reduce únicamente al hecho de tener o no pareja, por tanto, existen otros ámbitos: amigos, trabajo, desarrollo personal, viajes, ocio, familia…

El hecho de haber fracasado en una parcela en concreto no es sinónimo de una vida triste. Todo lo contrario. Lo importante, en el amor, es haberlo intentado, haber sentido ilusión en el corazón. Por ello, tienes que ser consciente de que hay cosas que hacen que tu vida merezca de verdad la vena, precisamente, en la medida en que descubres el sentido de tu existencia te sientes pleno como explica Victor Frankl.

No te compares con aquellos que tienen pareja ya que en muchas ocasiones, las apariencias engañan. Es decir, muchas relaciones no son tan ideales como parecen desde fuera. Cultiva tu personalidad, tu intimidad y tus valores.