Cómo manejar una situación embarazosa
Un comentario desafortunado, equivocarnos al reenviar ese correo lleno de información personal, encontrarnos en una situación ridícula ante un grupo de personas…todos nos hemos encontrado alguna vez en una de esas situaciones que nos resultan muy embarazosas y en las que lo único que queremos es que se abra la tierra bajo nuestros pies para poder desaparecer y librarnos de ese momento que no sabemos manejar. Sin embargo, conseguirlo no están difícil, y podemos lograrlo poniendo en práctica una serie de estrategias:

– Mirar lo ocurrido con perspectiva: Aunque seguramente nos sintamos totalmente estúpidos por lo que ha ocurrido, en la mayoría de las ocasiones los demás no lo ven tan vergonzoso como a nosotros nos resulta. Por otra parte, no suele pasar de ser un hecho anecdótico que se olvidará pronto, y no algo de lo que tengamos que mortificarnos el resto de nuestra vida.

– Reírnos nosotros mismos de lo ocurrido: Es desde luego el mejor método para liberar la tensión de la situación, siempre que no hayamos herido los sentimientos de nadie. Si lo manejamos con sentido del humor, pasará a ser una simple anécdota divertida y luego podremos seguir adelante con normalidad. Recuerda que todos, en un momento u otro, hemos pasado por una situación parecida, por lo que será fácilmente comprendido por los demás.

– A menos que la situación lo requiera, no es necesario que nos excusemos, ya que estos momentos no nacen de forma intencionada. Si la situación se debe a que hemos actuado de forma poco honesta o hemos mentido, entonces sí será necesario excusarnos e intentar repara el daño que podamos haber causado.

– Aprende de lo ocurrido: Identifica las conductas que te han llevado a esa situación, como, por ejemplo, ser despistado al enviar los correos electrónicos e intenta cambiarlas, para intentar que no se repitan en el futuro.