Cómo mantener el equilibrio psicológico en casa
La casa es el lugar de relax y de calma total. Es ese espacio en el que puedes olvidarte de todo y sentirte libre de verdad. Conviene matizar que también es posible sentir la amarga sensación de no querer volver a casa después de un día de duro trabajo porque existen conflictos personales pendientes de resolver: una mala relación de pareja, conflictos con los hijos y peleas constantes. ¿Cómo mantener el equilibrio psicológico en casa?

Cuida el orden externo

El orden externo es la base del equilibrio interior. Cuida los detalles de la decoración para crear un ambiente confortable y relajante que te guste a ti. Busca la comodidad en las estancias de la casa en las que pasas más tiempo como el cuarto de estar o tu dormitorio.

Ten un espacio para ti

Una casa es un lugar compartido por toda la familia pero es importante que tengas algún lugar en el que puedas refugiarte y estar a solas un tiempo cada día. Por ejemplo, puedes encerrarte en tu habitación para escuchar música. Cuando necesites estar solo, pide a tu familia que no te moleste e infórmales sobre tu necesidad de calma.

Cómo mantener el equilibrio psicológico en casa

Placeres hogareños

El placer es uno de los mejores alicientes para reducir la tristeza. Existen placeres cotidianos que son muy positivos: tumbarte en el sofá para leer una revista, disfrutar de un baño relajante, escuchar música, ver tu programa de televisión favorito, cocinar… Convertir la casa en un lugar de ocio también resulta muy agradable a nivel emocional. Sé un buen anfitrión e invita a tus amistades para charlar y tener un contacto regular. Cuando das lo mejor de ti eres más feliz que cuando quedas a la espera de recibir.