Cómo me afectan las opiniones de los demás
La imagen que nos formamos de nosotros mismos no sólo está basada en nuestro propio criterio sino también, en la información que recibimos de los amigos y conocidos que se muestran como un espejo en el que vemos nuestra propia imagen. Pero esa imagen no siempre es objetiva si tenemos en cuenta que existe una cultura muy generalizada a señalar lo negativo y no a elogiar lo positivo de una persona. Por ello, recuerda que para tener una imagen positiva de ti mismo tienes que mirarte en plenitud.

Cómo restar valor a la opinión de los demás

La opinión de los demás puede ser determinante para personas muy inseguras, que tienen miedo al qué dirán, temen el vacío social y quieren agradar. En esencia, todo ser humano quiere tener un grupo de amigos. Es decir, hasta cierto punto, la opinión ajena puede afectar a nivel individual a cualquier persona.

Pero conviene encontrar el equilibrio para dar más peso a la opinión propia que a la de los otros. Y para no dejar que comentarios externos se conviertan en un inconveniente en tu vida.

La opinión de los más cercanos

La opinión que más puede influir es la de los más cercanos. Pero incluso en este contexto, conviene afrontar con naturalidad las diferencias de criterio para tener la capacidad de actuar incluso sin la aprobación de alguien cercano. Lo importante es que tú estés convencido de qué quieres hacer y de quién eres.

Por otra parte, no conviertas en una verdad absoluta un juicio de valor externo que puede estar totalmente equivocado. Si tú no estás de acuerdo con ese alguien, argumenta tus motivos y tus razones.

Cómo me afectan las opiniones de los demás

La influencia de la infancia

La imagen de nosotros mismos empieza a forjarse en la infancia. Es muy importante que los padres refuercen a sus hijos en positivo con palabras de afecto ya que ese amor vivido en la infancia es una dosis de autoestima que se mantiene durante toda la vida en forma de recuerdos.