Cómo mejorar la autoestima a partir de los 40 años
Se habla de la crisis de los 40 como ese punto de inflexión en la vida de aquellas personas que se plantean su situación actual, en relación con el que era el estado deseado cuando eran más jóvenes. Del mismo modo, también se potencian los productos de belleza a partir de los 40 años para seguir alimentando la juventud en el rostro. Pero a nivel emocional, la década de los 40 también es excelente para seguir alimentando la autoestima, el amor propio y el bienestar anímico.

En primer lugar, merece la pena ver el lado positivo de tener cuarenta años en la sociedad actual: con el aumento de la esperanza de vida, una persona de esa edad a día de hoy, es todavía muy joven. Para alimentar tu autoestima, merece la pena que aprendas a quererte un poco mejor. Muchas personas de cuarenta años viven más pendientes de cuidar de su entorno más cercano, pareja e hijos, que de sí mismas. Por ello, es positivo centrar la perspectiva en el yo: no hay nadie más importante en tu vida que tú.

Pocas personas viven de verdad esta sensación de autoestima alta porque consideran que pensar así es un síntoma de egoísmo. Nada más lejos de la realidad, si aprendes a tratarte a ti mismo de una forma más positiva, entonces, también lo harás con los demás porque el modo en que te relacionas contigo mismo, se muestra de una forma directa en los demás. Evita los estereotipos y los prejuicios de tener 40 años. Si no te gusta tu vida actual, estás en un momento fantástico para cambiar de vida y seguir luchando de verdad. No es tarde, aún estás a tiempo de empezar de nuevo porque te queda mucha vida por delante. Cultiva tu vida social. Y suma a las amistades que ya tienes, otras nuevas.