Cómo motivarte en momentos de desánimo
Estar motivado en un momento positivo o al inicio de un proyecto que te ilusiona es algo muy sencillo ya que la motivación, en ese caso, surge de una forma natural ante una causa externa que produce una expectativa concreta. Sin embargo, la clave del éxito reside en desarrollar la capacidad de motivación interna que es la que de verdad, te conduce a tu meta cuando se trata de un proyecto a largo plazo, en el que es natural, que haya cambios de estado de ánimo. ¿Cómo motivarte en momentos de desánimo?

Sigue trabajando

Que no te sientas motivado no es una excusa para dejar de trabajar como lo estabas haciendo hasta ahora. No mires tanto tus sentimientos sino tu objetivo. Sigue recorriendo el camino que has hecho hasta ahora.

Y aprende a encontrar el equilibrio en tu vida en general encontrando factores de compensación. Por ejemplo, si estás atravesando una etapa de desencanto profesional, es de vital importancia que busques un entorno en que el que te sientas bien de verdad. Por ejemplo, puedes volcarte más en tu tiempo de ocio.

Del mismo modo, una persona que ha perdido a un ser querido y siente mucho dolor, puede encontrar en la ocupación del trabajo un aliciente para salir adelante.

Para motivarnos a nosotros mismos en un momento de desánimo es importante que encontremos algo a lo que agarrarnos, algo que dé un sentido concreto a nuestra vida.

Cómo motivarte en momentos de desánimo

Respeta el tiempo de vacaciones

En ocasiones, también podemos saturarnos de algo que deseamos mucho porque nos hemos obsesionado. Y en ese caso, conviene parar y tomar distancia para valorar la situación con objetividad y hacer balance.

Las vacaciones son importantes en muchos ámbitos de la vida, no solo en el trabajo, sino también, en una actividad de voluntariado, por ejemplo. Romper el ritmo de la rutina aporta una motivación añadida.