Cómo nos influyen los colores al ir de compras
Los colores tienen la capacidad de influir en nuestro estado de ánimo, alegrándonos o deprimiéndonos, relajándonos o intranquilizándonos. Esta capacidad de estimulación que ejercen los colores sobre nosotros es aplicada en muchos ámbitos, desde la salud, a través de la colorterapia hasta en el mundo del marketing.

Esto lo saben bien los diseñadores de los establecimientos y, aunque no nos demos cuena, los colores elegidos influyen en nuestro comportamiento como consumidores. Para evaluarlo, Kissmetrics ha laborado un estudio para determinar esta influencia a la hora de comprar, tanto en el producto como en el local. Así nos influyen los colores cuando compramos:

– Amarillo: Refleja optimismo y juventud y se utiliza sobre todo para atraer la atención en los escaparates.

– Azul: Da sensación de confianza y seguridad. Por ello lo encontramos en entidades bancarias y aseguradoras.

– Morado: Transmite sensación de calma, por lo que se suele asociar a productos de belleza.

– Naranja: Se asocia a la agresividad por lo que se utiliza cuando se quiere instar al comprador a adquirir algún producto.

– Negro: Asociado a la elegancia, se usa sobre todo para promocionar artículos de lujo.

– Rojo: Representa energía y tiene la capacidad de acelerar el pulso cardiaco, por lo que se suele utilizar en rebajas y promociones especiales.

– Rosa: Tradicionalmente asociado al mundo femenino, por lo que suele encontrarse en secciones o productos femeninos.

– Verde: Se asocia a la salud y el bienestar, por lo que se utiliza en tiendas que venden dichos productos.

Los colores también se utilizan para atraer a determinados tipos de clientes. Así el rojo, negro, naranja o azul llaman a las compras compulsivas, por lo que se utilizan en restaurantes fast food, tiendas outlets y liquidaciones. El azul y el verde son utilizados en grandes superficies porque atraen a compradores que calculan su prepuesto mientras que el rosa, azul y violeta atraen a consumidores más tradicionales.