Cómo organizar un plan de desarrollo personal
En la vida estamos acostumbrados a organizar planes en cualquier contexto: plan de búsqueda de empleo, rutina de trabajo diaria, planes de ocio… Sin embargo, la superación personal también requiere de un itinerario que en ciertos momentos puede estar marcado previamente. ¿Cómo elaborar un plan de desarrollo personal?

El punto de partida

Para que un plan de desarrollo personal sea realista es muy importante conocer el punto de partida. Si no conoces el lugar del que partes es difícil que puedas llegar a la meta que te has propuesto. Eso es como ir por una carretera con una brújula estropeada o con un mapa de una ciudad diferente.

La humildad te ayuda a conocer cuál es tu situación actual.

Cambios a realizar

Un plan de desarrollo personal implica hacer cambios en aquellos aspectos en los que te gustaría evolucionar. Evita elaborar una lista interminable de aspectos que te gustaría cambiar de tu vida porque en vez de motivarte puedes desanimarte al considerar la misión como imposible.

Empieza marcando dos objetivos que para ti tienen valor. Y trabaja por ellos elaborando un plan de acción realista con objetivos concretos acotados en el tiempo.

Cómo organizar un plan de desarrollo personal

Motivación

Es muy habitual empezar un proceso de cambio con una motivación en grado diez, pero a las pocas semanas la motivación cae hasta el mínimo. Piensa en qué vas a hacer en esos momentos para motivarte a ti mismo y seguir luchando. Reconocer la debilidad como humana nos permite tener una visión mucho más realista de un plan de desarrollo personal.

En esos momentos, puedes darte un premio a ti mismo al hacer algo que te guste mucho, por ejemplo, ir al cine. Los premios son un refuerzo para la voluntad cuando está sufriendo. El verano es una buena época para pensar en ti mismo y en dónde quieres estar a partir de septiembre.