Cómo pasar el duelo por un desamor
El duelo por un desamor tiene una duración que varía dependiendo de las circunstancias en las que finalizó una historia, el grado de enamoramiento y la actitud personal. El problema no es tener que hacer el duelo amoroso sino no realizarlo. Es decir, existen personas que no se dan un tiempo después de cortar una historia para recuperarse, volver a conectar consigo mismas y vivir sin pareja. En algunos casos, existen personas que hacen suya la máxima que afirma que un clavo saca a otro clavo y un aparente nuevo amor se convierte en el parche de una decepción anterior.

Por qué hay que hacer el duelo

Cuando se acaba una relación de pareja, hay algo que muere en el interior de los protagonistas. Se acaba para siempre esa ilusión concreta y unas expectativas. Además, superar un desamor implica pasar página y decir adiós a esa etapa con todo lo bueno y lo malo que tuvo.

Las cosas buenas generan nostalgia y añoranza en una primera fase de la ruptura, tanto es así que muchas personas se sienten tentadas a volver. Cuando seas víctima de esta añoranza, piensa también en los motivos por los que finalizó la historia.

Cómo pasar el duelo por un desamor

Hacer el duelo

Para hacer el duelo por un desamor es vital que respetes tu soledad porque dicha soledad es terapéutica, la necesitas para recuperarte y aliviar las heridas. Es imposible olvidar a una persona en cuestión de un día cuando has estado enamorado de verdad, por tanto, tienes que darte tiempo, convivir con esa melancolía y aprender a esperar. El proceso del olvido es paulatino y el día menos pensado descubres que ya te has liberado completamente de ese dolor y puedes empezar de cero a buscar de nuevo el amor.