Cómo pasar página tras una decepción
Las decepciones personales son muy humanas. Tanto que en ocasiones, las personas pueden sufrir por ilusiones rotas producidas por el exceso de expectativas (y no tanto por la acción de una tercera persona). La decepción produce ese sabor amargo en el corazón. Una tristeza que no solo puede estar motivada por factores personales sino que también, existen decepciones profesionales. ¿Cómo pasar página después de una decepción?

Aprender de lo ocurrido

La experiencia aporta un aprendizaje muy valioso en el camino de la vida. Por tanto, detrás de toda decepción también existe la posibilidad de interiorizar un mensaje concreto. Reflexiona sobre aquello que ha pasado. En ocasiones, lo que más duele de una decepción no es el hecho en sí mismo sino el tiempo que el protagonista ha tardado en abrir los ojos y aceptar las cosas tal y como son. Es decir, en muchos casos, la persona ya tenía indicios de que algo no iba bien. Esto es lo que ocurre con mucha frecuencia, en el plano del desamor.

Aclarar las cosas

Existen decepciones personales que dejarían de serlo si el protagonista aclarase el asunto con el implicado. Con frecuencia, los errores de comunicación dan lugar a este tipo de desencuentros personales. A través de la comunicación asertiva puedes aclarar mejor la situación.

Cómo pasar página tras una decepción

Relativizar lo sucedido

Es un signo de inteligencia emocional relativizar lo que ha ocurrido para seguir avanzando sin convertir un hecho puntual en una ley universal. Que algo haya ocurrido de tal modo no significa que siempre vaya a suceder de la misma forma. Esto no significa minimizar las cosas sino seguir avanzando a pesar de todo para seguir encontrando nuevos motivos de ilusión más allá de toda decepción.

Vivir es aprender: uno de las enseñanzas que nos aporta la decepción es aprender a tolerar la frustración.