Cómo pedir disculpas de forma sincera
En algunas ocasiones de la vida nos equivocamos, todos cometemos errores y esto es lo normal… pero lo que ya dista de la normalidad es cuando nos cuesta reconocerlo. Esto ocurre cuando se tiene un elevado ego o existe una falta de práctica con la que intentas autoprotegerte sin éxito. Cuando no eres capaz de pedir disculpas a los demás, lejos de protegerte o de salvaguardar tu autoestima o tu orgullo propio, lo único que consigues es que los demás de te vean como una persona altiva e inflexible.

Si te acabas de sentir reconocido o reconocida después de leer el primer párrafo de este artículo, es muy probable que el artículo de hoy te venga como anillo al lado, ya que mi intención es ayudarte a pedir disculpas de forma sincera siguiendo unas pautas. Verás que cuando consigas hacerlo de corazón, te sentirás mucho mejor y podrás sanar muchas heridas.

Reconoce los pequeños fallos

Hay que empezar reconociendo los pequeños fallos de la vida aunque no tengan importancia. Esto se puede conseguir aplicando pequeñas dosis de humor a la vida en lugar de tomárselo todo tan a pecho. Por ejemplo puedes bromear en una comida familiar cuando después de haber estado cocinando toda la mañana la comida te ha quedado algo sosa ¡por esa pizca de humor que tanto necesitas en la vida!

Ten humildad

La humildad es muy importante en la vida de las personas y deberías empezar a valorar si eres o o una persona humilde. Sé sincero contigo mismo/a y si hay algo que no te gusta o que deberías cambiar en cuanto a tu humildad, no dudes en hacerlo.

Cómo pedir disculpas de forma sincera
Además una forma de empezar a ser humilde es fijándote en los demás, fíjate en aquellas personas que no tienen reparo en pedir disculpas a los demás e imitar esta conducta. Esto te ayudará a aprender a asumir los fallos con total naturalidad.

Rectificar es de sabios

Cuando hayas tenido la valentía de pedir disculpas o de pedir perdón, después sé fuerte e intenta remendar tu error corrigiendo el fallo o cambiando tu actitud.

Esto no deberá avergonzarte porque estás actuando con coherencia, humildad y con mucho cariño hacia la persona que has pedido disculpas. Reconocer el error y mostrar el deseo de restablecer una buena relación te honrará.

Así mismo, debes tener presente que igual que te gusta que te perdonen y acepten tus disculpas, para poder sanar del todo las heridas tú también tendrás que aceptar las disculpas de los demás aunque los actos te hayan hecho daño sin quererlo.