Cómo pedir una segunda oportunidad
Las segundas oportunidades pueden valorarse mucho más porque cuando alguien es consciente de que puede perder a una persona para siempre, entonces, reacciona. Se puede pedir una segunda oportunidad en una relación de amor, en la amistad y en la familia. Los seres humanos cometemos errores, por tanto, es posible querer hacer un nuevo intento en cualquier contexto.

Lo que sí depende de ti

Existen personas que pierden de vista la perspectiva real de la situación. Que tú pidas una segunda oportunidad a otra persona no significa que esté obligada a dártela. Por tanto, céntrate en aquello que depende de ti. Habla con esa persona de una forma abierta, sincera y aprovecha tu momento para decir todo aquello que para ti es importante. No te quedes nada guardado porque estás gastando tu última carta.

Si tú pides una segunda oportunidad también tienes que ofrecer algo a cambio para que la otra persona se dé cuenta de que, esa segunda fase puede ser diferente y mejor a la primera. Da lo mejor de ti para que salga a la luz tu mejor tú.

Cómo pedir una segunda oportunidad

Dale tiempo para pensar

Cuando pides una segunda oportunidad a otra persona, la respuesta no tiene por qué ser automática. Es decir, deja que piense y reflexione sobre aquello que quiere hacer. Dale todo el tiempo que necesite y no le presiones con tu impaciencia porque en ese caso, conseguirás el efecto contrario al deseado. Deja que sea la otra persona quien te busque cuando ya sepa su respuesta. Para pedir una segunda oportunidad, conviene ser humilde y hablar con respeto.

Asume el no

Una de las posibilidades es que la otra persona te cierre la puerta y te diga que no. En ese caso, respeta su voluntad y no insistas más aunque te duela. Ha llegado el momento de pasar página.