Cómo pensar en positivo en un mal momento
Pensar en positivo en un mal momento significa ajustar las expectativas de lo que se entiende por pensamiento positivo en una mala racha. Si te pones como meta verlo todo de color de rosa en un momento de dolor, entonces, te frustras al plantearte algo que es imposible. Pero en cambio, si te marcas como objetivo desdramatizar, poner la atención en el presente y no hacer hipótesis equivocadas, entonces, puedes sentirte mejor contigo mismo.

Cómo ser más positivo

En primer lugar, para ser más positivo en un mal momento es fundamental que no cargues tú solo con ese malestar y comentes qué te pasa con alguna persona que sea de tu máxima confianza. De esta forma, te liberas en parte de esa energía negativa que se potencia al máximo si te guardas tus preocupaciones.

En un mal momento, puedes encontrar vías de escape a través de la imaginación. Puedes viajar al pasado para recrearte en los momentos más felices de tu vida. Puedes adelantarte al futuro e imaginarte feliz y contento. Ponle color a esa escena porque eres libre de pintar ese momento como quieras. Es un ejercicio de relajación basado en la visualización que es muy efectivo.

También puedes jugar a ser niño y darle forma y color a tu tristeza con un molde de plastilina. Otro de los refugios más efectivos para liberar la energía negativa en un mal momento es la escritura. Por ello, puedes escribir un diario, no importa que no escribas algo nuevo cada día. Lo importante es que lo hagas en momentos puntuales cuando necesites expresarte.

Cómo pensar en positivo en un mal momento

Otros consejos prácticos

Seguro que a tu alrededor conoces casos de situaciones difíciles que las personas afrontaron con éxito a pesar de que en un principio todo tenía un color gris. Toma esos ejemplos como motivo de esperanza para tu propia vida. Cuando necesites un abrazo, pídelo.

Pasa más tiempo en contacto con la naturaleza y menos frente al ordenador y la televisión. La televisión te encierra en ti mismo.