Cómo poner más razón al corazón
¿Cómo poner razón al corazón? En primer lugar, no aspirando a que la razón domine de una forma absoluta los pensamientos y sentimientos sino que en la vida, lo importante es encontrar el equilibrio entre el pensar y el sentir. De lo contrario, lo racional puede anular por completo los sentimientos cuando pretendes justificar hasta el mínimo detalle cada decisión que tomas. No renuncies a tu parte intuitiva o emocional porque también es una fuente de sabiduría.

Para poner razón al corazón evita tomar decisiones importantes al compás de un impulso momentáneo. Intenta dar tiempo al tiempo para poder madurar tus sentimientos y comprobar si estás en lo cierto o simplemente, se trata de una percepción variable. Por supuesto, la opinión ajena también puede darte un punto de vista positivo sobre lo que te está pasando. Por ello, comenta el tema con alguien que sea de tu máxima confianza y que sepas que te asesorará con buen criterio. No compartas tu vida privada e íntima con personas poco discretas que no saben guardar secretos.

¿Tu corazón y tu razón están en equilibrio y caminan en la misma dirección o por el contrario, se oponen directamente al no llegar a un punto de acuerdo? Entonces, para salir de dudas, también puedes elaborar cinco argumentos desde un punto de vista racional y otros cinco argumentos desde un punto de vista sentimental en relación con el asunto que te preocupa y la posible decisión. Después, haz balance para ver qué opciones te mueven más por dentro y te convencen de verdad.

Deja aparcado el tema durante unos días. Vuelve a retomarlo después de una semana, vuelve a pensarlo. ¿Has cambiado de opinión o sigues en la misma línea? Para poner razón al corazón recuerda que es importante que hagas uso de tu pensamiento y de tu inteligencia porque es una cualidad, puramente humana.