Cómo potenciar la orientación espacial
La orientación espacial juega un papel muy importante en nuestras vidas. Nos ayuda a situarnos en el espacio, a encontrar caminos o lugares, a leer mapas, a imaginar el desarrollo de actividades con dimensiones y direcciones, etc. No siempre se ha prestado a esta cualidad toda la atención necesaria, y por ello cada día nos encontramos con personas que dicen perderse frecuentemente o a las que les resulta imposible encontrar un camino en un mapa.

Pero no quedan ahí las funciones de esta cualidad, ya que la orientación espacial también nos ayuda a determinar las nociones espaciales en cuanto la situación, relación, movimiento, etc. También está relacionada con el movimiento de las diversas partes de nuestro cuerpo, con la coordinación y el equilibrio etc. Es por ello que desarrollar la inteligencia espacial nos va a ayudar a ser más creativos e imaginativos.

Por ello es necesario cultivarla en los niños desde que son pequeños, para lo cuales se realizan ejercicios de estimulación temprana destinados a potenciar esta capacidad.

Uno de los ejercicios más básicos es lograr que el niño conozca su esquema corporal para lo cual se le pide que, con los ojos cerrados, se toque distintas partes del cuerpo, como la nariz, los ojos o la boca, utilizando la mano izquierda y la derecha para ello.

– También se realizan ejercicios para estimular la memoria espacial, para lo cual el educador les mostrará un papel en el que se recojan distintos dibujos durante un pequeño periodo de tiempo y después el niño debe reproducirlos.

– Rotación mental de figuras, que es una de las habilidades más complicadas de lograr, sobre todo si se trata de figuras complejas. Esta habilidad sirve para estimular la imaginación creativa, y ayuda a la comprobación de la corrección de los razonamientos mentales abstractos.