Cómo practicar el optimismo en tu vida
Existen personas que viven en la teoría, es decir, quedan encerradas en el plano de la mente, envueltas en pensamientos que no concretan en realidad. Así sucede cuando no estás satisfecho de cómo funciona tu relación de pareja pero no planteas tu descontento ante el otro. Quedas en un plano teórico cuando afirmas que te encantaría aprender a cocinar pero nunca te matriculas en un curso de cocina. Cuando no damos un paso hacia la acción nos quedamos muchos pasos por detrás de nuestra verdadera felicidad.

Cómo practicar el optimismo

Estamos en la recta final de año, un buen momento para hacer balance de los resultados positivos cosechados a lo largo de este 2013 y también, para pensar en evolucionar. Para ello, piensa en tres objetivos muy importantes para ti que te gustaría conseguir el próximo año. En ese caso, formula tu objetivo de una forma medible, temporal y concreta. A continuación, detalla un plan de acción que te lleve hasta la meta. También puedes realizar un plan B.

Se trata de contrastar esas ideas que tienes en la teoría en el vivir diario y asumir que no pasa nada por equivocarse o cambiar de opinión. Pero si nunca arriesgamos, entonces, no llegamos a conocernos de verdad a nosotros mismos.

Existen personas muy soñadoras, que viven a medias porque no avanzan al no materializar su mundo interior. Anímate a poner color y luz a esos pensamientos que son el inicio hacia la acción.

Cómo practicar el optimismo en tu vida

Sé positivo contigo mismo

Existen personas a las que les resulta fácil ser positivas con los demás pero no consigo mismas. En ese caso, empieza a hablarte a ti mismo igual que hablas a alguien de tu entorno. Confía más en ti, espera más de ti y recuerda que eres más fuerte de lo que crees porque la vida muestra que las personas son capaces de dar más de lo que creen en situaciones de adversidad.