Cómo prevenir el estrés
El estrés afecta prácticamente a toda la sociedad que vive en grandes ciudades, consiste en una respuesta del propio organismo a condiciones externas que desequilibran a una persona. Tanto el cuerpo y como la mente se ven perturbados, pon en práctica estos trucos para prevenir el estrés.

Lo primero es aprender a relajarte. Con el ritmo de vida que llevamos, es complicado encontrar el momento para desconectar de la rutina. Sin embargo, una de las formas más efectivas para reducir el estrés es con la práctica de técnicas de relajación como pueden ser el yoga, meditación, tai chi, trabajo corporal o cualquier actividad que te ayude a pensar en cualquier otra cosa menos en tus obligaciones.

Por otro lado, también es fundamental mantener una dieta equilibrada. Si a pesar de no disponer de mucho tiempo logras aliméntate bien, tu organismo estará preparado para soportar cualquier indicio de estrés, sin sufrir mayores consecuencias emocionales.

No dejes de lado el ejercicio físico, ponte en movimiento. La práctica deportiva es una gran herramienta antiestrés, ya que te ayuda a eliminar la energía acumulada. Además tus músculos estarán más distendidos y tu mente despejada, lo cual siempre se agradece.

Descansa lo necesario, eso es al menos unas 8 horas diarias. Dormir sin interrupciones es clave para garantizar la reposición de energía necesaria para el buen funcionamiento de tu organismo.

Finalmente, resérvate tiempo libre para disfrutar y hacer lo que te gusta. Para no caer en la trampa de las obligaciones constantes, debes guardar un espacio para actividades de distensión en algún momento del día. Lee un buen libro, canta, baila, dibuja, escribe, ve al cine o al teatro, escucha música, cuida del jardín, sal a caminar, pasea a tu mascota o comparte el tiempo con tus amigos.