Cómo puedes decir adiós al estrés laboral
El estrés se ha convertido en uno de los mayores problemas de la sociedad actual. Sin duda, aquellos trabajadores que tienen que hacer frente a una larga jornada laboral y que además, deben compatibilizar dicha labor con el cuidado del hogar y de la familia se ven sometidos a una enorme presión. Pero también, en un momento de crisis económica, muchos parados de larga duración son víctimas del estrés ante la incertidumbre del futuro y también, ante la angustia de tener que hacer frente a los gastos cuando no se tienen ingresos o son mínimos.

Decir adiós al estrés implica, especialmente, aprender a controlar la mente puesto que de normal, toda preocupación surge cuando te adelantas mentalmente al futuro. Debes centrarte aquí y ahora puesto que el mañana es una mera hipótesis.

Para mitigar los efectos del estrés laboral debes tomar conciencia en primer lugar de los efectos físicos que produce: cansancio, agotamiento, insomnio, falta de apetito, o por el contrario, un hambre voraz, tienes dificultades para concentrarte… Es decir, el estrés es una emoción que padecida durante mucho tiempo resulta perjudicial.

Por ello, puedes practicar ejercicio físico ya que ayuda y mucho a liberar tensiones acumuladas. Del mismo modo, puedes apuntarte a clases de yoga o de taichí que te ayudarán a practicar el arte de la meditación y el silencio. ¿No has pensado en apuntarte a clases de baile? Lo cierto es que se trata de una actividad lúdica muy agradable para relativizar la negatividad que a veces brota del contexto laboral.

Por otra parte, intenta analizar qué tipo de mensajes te das a ti mismo en el día a día puesto que a veces, un exceso de autoexigencia puede conducirte a una situación de estrés o ansiedad. Aprende a ser flexible, y especialmente, aprende a organizar cada vez mejor tu tiempo y aprende a ocuparte de los problemas en vez de preocuparte por ellos.